5 trucos para blanquear la ropa (o evitar que las prendas blancas amarilleen)

No hace falta gastarte una buena suma de dinero en productos químicos caros y especializados para blanquear la ropa: puedes dejar tus prendas favoritas impolutas en cuestión de minutos, de forma cómoda y utilizando ingredientes caseros. Recopila los siguientes consejos y métodos para evitar que la ropa se ponga amarilla.

Las mejores recomendaciones para blanquear la ropa

  • Escoge el programa de lavado adecuado: Es importante no mezclar en la misma colada prendas blancas con ropa de color, ya que de este modo podría desteñirse. Tampoco uses lejía, que puede propiciar la aparición de manchas amarillas.
  • Añade bicarbonato a la colada: Es uno de los trucos más válidos, y logrará que tu ropa esté resplandeciente. Solamente debes diluir una cucharada de bicarbonato en un vaso de agua e incorporarlo al tambor de la lavadora. También puedes echar media taza de bicarbonato con el detergente antes de que comience el ciclo de lavado. El jugo de medio limón te ayudará en la tarea. El bicarbonato deja las prendas suaves, evita las reacciones alérgicasy borra los malos olores de humedad, sudor o tabaco, entre otros.
  • Un buen chorro de agua oxigenada: Esta sustancia se trata de un potente desinfectante y a la vez un gran blanqueador sin cloro, muy eficiente para actuar sobre las antiestéticas manchas amarillas. Echa media taza de agua oxigenada en el cajetín de la lavadota y verás como funciona sin dañar en absoluto los tejidos.
  • Limón y sal: Lo mismo te vale para un tequila que para lavar la ropa. Puedes preparar zumo con dos de estos cítricos e incorporar un par de litros de agua, jabón neutro y media taza de sal. Debes dejar al menos una hora en remojo la ropa en esta preparación. Después, enjuaga bien cada prenda y deja que se seque al sol.
  • Vinagre blanco: Si nos lees habitualmente sabrás que el vinagre es nuestro producto de limpieza estrella. Ecológico, económico y sumamente eficaz. Remoja la prenda en una mezcla de un litro de agua con media taza de vinagre blanco durante al menos media hora -si es una mancha de sudor como las que aparecen en las axilas frota directamente la mancha con jabón-. Te beneficiarás de sus efectos suavizantes, antibacterianos y aromatizantes.
  • Leche fría: Este truco para blanquear la ropa es sencillo y efectivo, y funciona con las prendas asediadas por las manchas amarillas más difíciles. Solamente deberás sumergirla en leche fría durante una hora aproximadamente antes de lavarla del modo habitual.