Quitar las manchas de la alfombra -o de la moqueta- supone un auténtico quebradero de cabeza para muchas personas, que ven cómo se cae una taza de café, un bolígrafo se descarga o un chicle se pega sobre este objeto ornamental que aporta comodidad, personalidad y color a salones o habitaciones pero cuya limpieza puede ser un engorro.

Por eso, hoy queremos aportarte una serie de valiosos trucos para quitar las manchas en las alfombras más comunes. No tienen fórmula mágica ni requieren de productos específicos y caros o químicos contaminantes, sino que te sirven ingredientes naturales y caseros.

7 trucos para quitar manchas de la alfombra

  • Manchas de café: Solamente debes mezclar agua con vinagre blanco y un poco de detergente, humedeciendo la mancha y secando el exceso con un poco de papel de cocina o una bayeta seca.
  • Manchas de zumo o de fruta: Si la mancha está todavía caliente retira el líquido con papel de cocina y lávala con agua caliente y jabón líquido, aclarándola con vinagre. Si ya está seca puedes usar perborato de sosa y agua, pasando un cepillo. Por último, lava la alfombra en agua tibia y aclara añadiendo amoniaco.
  • Manchas de chocolate: Elabora una mezcla de amoniaco y agua, si el tejido lo resiste puedes añadir también alcohol. Si la mancha está fresca retira el exceso del chocolate antes de frotar la mancha.
  • Manchas de tinta: Utilizar leche caliente es un potente remedio tradicional para quitar este tipo de manchas. Puedes probar también con alcohol con amoniaco disueltos en agua si la alfombra no es de tejido sintético.
  • Manchas de barro: Debes dejar secar el barro, aspirar y eliminar los restos antes de retirar la mancha. Mezcla agua con amoniaco y frota de forma suave con un paño sobre la alfombra.
  • Chicle: Para un chicle el mejor truco es aplicar un hielo y sacarlo a continuación con las manos.