Cómo acabar con el olor a quemado de tu casa de una vez por todas

¿Quieres acabar con el olor a quemado de tu cocina, pero no sabes cómo? Puede que en alguna ocasión te hayas puesto a cocinar un plato y te hayas dejado repostería o una lasaña en el horno, se te haya carbonizado algún alimento en la sartén o se te haya pegado el arroz a una olla. El olor a quemado se esparce por toda la casa y a veces con solo ventilar no es suficiente.

No te preocupes: existen trucos caseros a los que puedes recurrir para salir del paso. Es importante bajar al contenedor la bolsa de basura con los alimentos que se han quemado en su interior, ya que si los dejas en el cubo de la basura, el olor se quedará en tu cocina.

A continuación, abre todas las puertas y ventanas para permitir que el aire circule. Si tienes un ventilador puedes encenderlo a mayores para impulsar la corriente. El incienso, las velas aromáticas y los productos caseros te ayudarán a que el olor se esfume.

Puedes poner a hervir una veintena de clavos de olor en medio litro de agua -también sirve un buen puñado de ramitas de canela- y dejar que hierva a fuego bajo durante media hora aproximadamente. Comprobarás como logras acabar con el olor a quemado.

Como siempre, el vinagre también es tu gran aliado. Deja que repose un litro de agua con cuatro tazas de vinagre hirviendo durante media hora, es ideal para absorber los olores. Puedes incorporar a la mezcla rodajas de limón, otro gran absorbente para los aromas.

Si el olor es muy persistente otros dos amigos pueden ayudarte: son los granos de café, que también pueden hervirse,  y la vainilla. Para que esta funcione tendrás que remojar bolas de algodón en un extracto o aceite esencial de vainilla y desperdigarlas por la cocina hasta que el olor quemado solo sea parte de tu recuerdo.