Cómo cuidar los muebles para evitar la carcoma

Son el gran enemigo de tus muebles, por eso hay algunas pautas que puedes aplicar para evitar la carcoma. Este pequeño insecto coleóptero, del que existen diversas especies, se caracteriza porque sus larvas roen y taladran la madera -llegando a producir muchas veces un ruido perceptible-.

Los especialistas en plagas destacan que estos bichos adoran los ambientes húmedos, los muebles viejos o con grietas y las temperaturas medias cálidas y agradables, que oscilan entre los 20 y los 24 grados.

La recomendación más importante consiste en prevenir y detectar a tiempo tanto la carcoma como la termita. Aunque puedas barnizar los muebles de productos especiales, debes tener en cuenta que en la península Ibérica la especie de termita que más abunda es la termita subterránea, que entra al mueble por las patas, las cuales habitualmente no están barnizadas.

Estos son los consejos:

  • Mantén una buena higiene en tu hogar.
  • Inspecciona los muebles en busca de señales de carcoma, como polvo fino o pequeños agujeros.
  • Revisa especialmente las zonas bajas y traseras de los muebles, las más proclives a un ataque.
  • Aplica repelentes de termitas para protegerlos.
  • Ventila tu casa todos los días.
  • Cuida la humedad ambiental, evitando que sea excesiva con el uso de un deshumidificador.
  • Tapa las grietas y vigila la presencia de hormigueros o ranuras.
  • Almacene la madera seca si tienes chimenea o construyes muebles: recuerda que la madera húmeda es un blanco fácil para la carcoma.