Cómo limpiar cestos de mimbre o bambú

Los tejidos y fibras naturales cada vez están más de moda, tanto para las prendas de ropa como para otros elementos del hogar, desde alfombras a fundas e incluso cestas. Hoy te enseñaremos a limpiar cestos de mimbre o bambú de forma adecuada, ya que es muy normal pasar por alto su limpieza y mantenimiento. Como el resto de cosas de la casa, si no las limpias acumularán suciedad y polvo.

Lo primero que debes saber es que el mimbre, el bambú o el ratán no deben limpiarse directamente con manguera ni meterse debajo del grifo: la humedad podría pudrirlos y propiciar la aparición de moho y malos olores. Lo mejor para cuidar las fibras es limpiarlas de forma semanal con este sencillo procedimiento.

Se trata de pasar primero un aspirador -mejor con una boquilla estrecha y una potencia suave- para retirar la acumulación de polvo y oras partículas. También sirve un trapo fino o bayeta de microfibra que no deje restos de hilo, ligeramente humedecida y escurrida.

¿Qué hacer si hay una mancha? Puedes preparar tu propio quitamanchas casero mezclando agua caliente y detergente neutro. Solamente tendrás que frotar con delicadeza sobre la superficie de la mancha y dejarla secar preferiblemente al aire libre, aunque sin recibir directamente luz de sol.

Otros quitamanchas efectivos para limpiar cestos de mimbre son agua caliente con sal gruesa y amoníaco, siguiendo la veta del trenzado.