Cómo limpiar la alcachofa de la ducha para dejarla como nueva

Limpiar la alcachofa de la ducha es muy importante para que pase bien el agua, no se atasque y los malos olores no se multipliquen.

Especialmente en las zonas con aguas más duras, es habitual que se depositen restos de cal y minerales en este elemento de tu baño, propiciando las obstrucciones. No la descuides y aprende cómo limpiar la alcachofa de la ducha correctamente en un abrir y cerrar de ojos.

Limpiar la alcachofa de la ducha: qué necesitas para dejarla como los chorros del oro

  • Si la zona está muy dañada y obstruida, puedes echar mano de productos comerciales antical.
  • No obstante, suele funcionar un limpiador casero como el vinagre.
  • Desmóntala, quita la cal manualmente, enjuaga la alcachofa con agua fría y utiliza un cepillo de dientes viejo para frotar y llegar a todos los rincones, eliminando la suciedad y la cal acumulada.
  • Introduce la alcachofa media hora al menos en un recipiente con vinagre de limpieza y agua. Para mayor eficacia, incorpora unas cuantas cucharadas de bicarbonato de sodio y hierve la mezcla.
  • Para los cabezales de ducha fijos, también existe solución. Puedes llenar una bolsa o cubo con vinagre hasta la mitad y dejarla sumergida durante toda la noche, frotando al día siguiente con el cepillo de dientes.

Listo: así tendrás la alcachofa de la ducha como nueva.