Cómo limpiar sartenes de hierro fundido

Saber cómo limpiar sartenes de hierro fundido te ayuda a prolongar la vida de estos valiosos utensilios de cocina. Son válidas para el fuego de la cocina de gas, en vitrocerámica o inducción, dentro del horno o sobre brasas. Gracias a ellas pueden lograrse gratinados perfectos, sellar cortes perfectos de carne, hacer postres saludables en el horno, saltear vegetales o preparar sofritos, entre muchas otras cosas.

Primera curación de la sartén

Un truco esencial y muy fácil de llevar a cabo para la primera curación de la sartén -cuando es nueva- es poner la sartén de nuevo en el fuego, impregnar un poquito de aceite en un paño y restregarlo por la sartén, así se creará una capa de antiadherencia. También puedes realizar el mismo procedimiento en el horno.

Cómo limpiar sartenes de hierro correctamente

El primer paso para limpiar sartenes de hierro fundido es fregarla con una esponja suave, agua tibia y jabón lavaplatos neutro cuando todavía están los restos de comida blandos. Puedes retirar los restos sólidos con papel de cocina. No se recomienda recurrir al lavavajillas.

No siempre es necesario usar detergente: basta con cubrir el fondo con sal y frotar con una esponja.

Es esencial enjuagarlas bien y secarlas de inmediato, con el fin de evitar la oxidación. Cuando la sartén esté limpia y seca, hay que volver a aplicar una pequeña capa de aceite por toda la superficie, sobre todo si has fregado con detergente, el cual suprime el curado previo.