Cómo quitar el olor a humedad de la ropa: trucos sencillos

Si en otras ocasiones te hemos brindado trucos para reparar el mal olor del tambor de la lavadora o limpiar el plato de la ducha de forma eficaz, hoy le toca el turno a cómo quitar el olor a humedad de la ropa, un fenómeno molesto que hace que incluso las prendas recién lavadas apesten y den una impresión de falta de higiene.

Te proporcionamos varios consejos para evitar este desagradable fenómeno. 

Consejos para evitar el olor a humedad en la ropa

  • No dejes ropa dentro de la lavadora: No te olvides la ropa en la lavadora, ya que este se trata de un craso error y no podrás deshacerte a posteriori del olor a humedad de las prendas, sobre todo si la puerta del electrodoméstico está cerrada. Tampoco debes dejar ropa húmeda en el cesto de la ropa sucia, sino lavarla inmediatamente o si no es posible, dejar que seque al aire.
  • Tiende la ropa justo después del lavado: De este mdo evitarás la humedad, especialmente si puedes tenderla al sol en un espacio exterior. Si no tienes sitio al aire libre opta por un interior fresco, ventilado y seco. Si tu casa es muy húmeda, se recomienda la lavadora-secadora.
  • No recojas la ropa sin que esté seca del todo: Debes reparar en bolsilos, gomas, cinturillas de pantalones, cuellos de camisas o puños. Si no, el olor a humedad puede expandirse y contagiar a otras prendas dentro del armario. 
  • Lavado desinfectante: Especialmente si le problema se vuelve persistente, aboga por el uso de bicarbonato de sodio y vinagre, sustituyendo el primero por el detergente. Puedes incorporar un vasito de zumo de limón para neutralizar el característico olor a humedad.
  • Cuidado con el armario: En ocasiones el olor a humedad procede del interior de los propios armarios. Investiga si tiene moho y emplea nuestros trucos para acabar con él. También disponemos de consejos para eliminar las manchas de moho de la ropa.
  • Recuerda limpiar periódicamente la lavadora: A veces el tambor acumula humedad y desprende malos olores. Recuerda programar de forma regular -al menos una vez cada dos meses- un ciclo de lavado vacío con agua caliente y vinagre blanco.