Cómo quitar manchas de un cojín sucio

Seguramente te haya sucedido en alguna ocasión que te dispones a dormir la siesta y de repente, contemplas que el cojón está sucio. Puede que sea grasa, pintura, café, sudor, salsa y un largo etcétera y como todo textil, puede limpiarse.

Antes de disponerse a quitar manchas de un cojín sucio, hay que comprobar si la funda es extraíble, cosa que hace el proceso mucho más sencillo: en tal caso deberás leer la etiqueta de lavado y seguir las instrucciones del fabricante según el tipo de tejido.

Si la funda no puede quitarse, puedes preparar una mezcla con agua tibia, jabón y amoniaco perfumado y frotar la mancha hasta que desaparezca con la ayuda de un cepillo. También puedes hacer un lavado en frío en la lavadora si el cojín cabe entero.

Salvo en tejidos sensibles como el lino y la seda, puedes introducir un cojín sucio en un barreño con agua y zumo de limón exprimido durante un par de horas antes de meterlo en la lavadora.

Para las manchas amarillas en los cojines, puedes utilizar un blanqueador natural: bicarbonato con vinagre blanco de limpieza. Si te encuentras una mancha de tinta, el alcohol desplegará sus poderosos efectos. Cuando las manchas son de sangre, puedes recurrir al agua oxigenada con limón, mientras que el aceite esencial de árbol de té es un poderoso desinfectante.