Los mejores trucos para quitar el óxido de la ropa

Aunque te parezca imposible, quitar el óxido de la ropa es más sencillo de lo que crees. Estas manchas nos hacen sufrir porque se agrandan con sencillez y penetran nuestros tejidos, que previamente se rozaron mojados con algún material u objeto metálico. Muchas personas se disgustan pensando que han perdido la prenda para siempre y que habrá que relegarla a hacer trapos, pero nada más lejos de la realidad.

Cómo quitar el óxido de la ropa

Para acabar con las manchas de óxido de tus prendas, puedes probar con diferentes métodos. Todos ellos son naturales: no tendrás que usar ningún producto tóxico ni perjudicial.

  • Frota sal y vinagre: Para ello debes aplicar directamente el vinagre a la mancha e incorporar una capa de sal. Lo ideal es que seque la prenda al sol y a posteriori, lavarla con el resto de ropa normal de la colada.
  • Mágico bicarbonato de sodi con limón: Estos productos antisépticos hacen magia para quitar el óxido de la ropa. Solamente deberás combinarlos -un par de cucharadas con un buen vaso de zumo de este cítrico- para crear una pasta aplicada de forma directa. Deja que actúe al sol durante un par de horas e introduce la prenda en la lavadora. 
  • Jabón lavavajillas: Calienta agua y añádele una cucharada de jabón para la loza. Añádeselo a la prenda y enjuágala con abundante agua fría.