Trucos para lavar un albornoz sin que suelte pelusa

Lavar un albornoz sin que suelte pelusa no es una cuestión de suerte, sino de trucos.

Esta prenda es la que nos permite secarnos y acicalarnos tras el baño o la ducha, absorber el exceso de humedad y mantenernos calentitos. Si odias las pelusas y quieres mejorar el cuidado de tu albornoz, sigue estos consejos.

Trucos para lavar un albornoz y evitar que suelte pelusas

  • Lava tu albornoz por separado antes de usarlo por primera vez y con un detergente suave. Es aconsejable no mezclarlos con otro tipo de ropa.
  • No suele hacer falta suavizante. Es más, este puede ser el culpable de que la prenda pierda calidad y suavidad en su textura.
  • Para evitar las pelusas durante los primeros días, introduce el albornoz en un recipiente lleno de agua, sal y vinagre durante varias horas. Luego, introdúcelo en la lavadora en un lavado sin suavizante.
  • Lava los albornoces como mínimo una vez por semana. Así evitarás las humedades, bacterias y gérmenes.
  • La temperatura ideal para lavar la ropa de hogar como toallas y albornoces se sitúa entre 60º y 90º. Sin embargo, lo aconsejable es consultar el etiquetado.
  • Procura lavarlos enseguida cuando los acabes de utilizar, para que el cesto de la ropa sucia y el interior de la lavadora no cojan olor a humedad.
  • Para conseguir que tanto las toallas como los albornoces recuperen su tacto suave y no cojan malos olores, puedes utilizar cada 15 días un preparado de bicarbonato de sodio y vinagre.