¿Quieres tener siempre la vitrocerámica limpia y como nueva? Su limpieza y mantenimiento se caracterizan por ser un proceso mucho más sencillo, cómodo y rápido que el de los tradicionales hornillos de gas, al no tener que desmontarse.

Es importante tener en cuenta algunos trucos y consejos, procurar no rayar su delicada superficie, emplear instrumentos específicos y no esperar a que esté muy sucia para limpiarla, sino hacerlo de forma periódica. Repasamos cuáles son las claves más importantes a tener en cuenta. 

Consejos para tener la vitro siempre limpia

  • Utiliza sartenes y ollas cuyos diámetros coincidan con los diferentes tamaños de anillo disponibles en la vitrocerámica. Se desaconseja usar utensilios de barro, así como utilizar la vitro apagada como tabla de cortar o encimera.
  • Límpiala después de cada uso: Para ello debes usar esponjas suaves, paños o bayetas de microfibra y una rasqueta especializada. Aplicando un producto específico para vitro lo extenderás con la rasqueta, frotando y rascando con más ímpetu en las zonas más afectadas. Retira el líquido con una toallita de papel y para finalizar, pasa una bayeta húmeda con suavidad hasta que no queden restos.
  • No emplees jamás estropajos ni rascadores de acero: Estos instrumentos no son válidos para vitro, pueden dañar las placas de cerámica y deteriorar o entorpecer su funcionamiento.
  • Recuerda esperar a que la vitrocerámica esté fría para limpiarla, así como dejar que el líquido o crema de limpieza actúe durante unos minutos.
  • Puedes usar vinagre disuelta en agua como producto casero ecológico para limpiar la vitro. Otra solución es aplicar unas gotitas de limón para las manchas o frotar con una piedra de hielo.
  • Saca la grasa o el líquido derramado durante el proceso de cocinado con la rasqueta -con cuidado de no quemarte- antes de que se seque. Actuando rápido evitarás que se adhiera totalmente.  Eso sí, en caliente no apliques el líquido.
  • Apaga la vitro antes de terminar de cocinar para ahorrar energía, reducir la factura de electricidad y contribuir a ayudar al medio ambiente, ya que tras el apagado la placa se mantiene caliente de 5 a 7 minutos aproximadamente.